INOLVIDABLE NORA EPHRON

41AkAYqSeaL._SX353_BO1,204,203,200_Por: Florencia Puddington

Quienes hayan visto When Harry met Sally o You’ve got an E-Mail, tal vez no sepan que detrás de esos clásicos estuvo una mujer cuya inteligencia y verdadera pasión por la vida la convirtieron en una inspiración para muchos de nosotros.

Sus películas, aunque muestran algo de su chispa narrativa y de su ingenio, quizás no sean el mejor ejemplo de su brillo estilístico.

Hasta hace poco, conocía algo de su historia y muy poco de su escritura al margen de estas dos películas. Y creo que debo agradecerle a mi marido la posibilidad de descubrir su obra periodística y sus ensayos, que me dejaron en claro que se trataba de una persona excepcional, cuando una noche mientras cenábamos me llamó la atención sobre una película que acababa de empezar en la tele. “Es de una escritora, ¿te lo dejo?”. Era Everything is copy, un documental realizado por uno de sus hijos que retrata su vida y su obra. Iba a ser un acompañamiento de la cena, pero lo vi entero y me enamoré de Nora inmediatamente.
Es necesario aclarar que el documental en sí mismo no es especialmente interesante. No revela verdades ocultas, Nora era una persona transparente, que no temía decir lo que pensaba y la infinita cantidad de entrevistas a las que se accede fácilmente en internet son una prueba de eso. Y además el documental peca de un defecto propio de las realizaciones en las que está involucrado alguien cercano que admira a la figura retratada: esencialmente, es un compendio de actores, directores, periodistas, diciendo que la admiraban, destacando lo inteligente y divertida que era. Desde ese punto de vista, no ofrece nada en particular. Para mí —y supongo, para muchos otros que como yo la conocían vagamente por sus películas— tuvo también el valor de revelar las otras facetas de su personalidad que me llevaron finalmente a indagar acerca de su obra. Creo que en sus ensayos se transmiten abiertamente muchas de sus observaciones acerca de la vida, la muerte, el amor, el matrimonio, el feminismo, la profesión.
Intenté entonces, resumir los aspectos que son más interesantes de su persona y sus trabajos. Creo que la lista siempre quedará incompleta, pero puede ser un buen disparador para que alguien la googlee, lea sus ensayos y establezca sus propios diálogos con una autora que da mucho de qué hablar.

  • Su feminismo no sectario

Uno de los aspectos por los que más se la recuerda es por su marcado interés en transmitir un mensaje para las mujeres en relación a pelear por la igualdad de derechos en sueldo y en oportunidades respecto de los hombres. Más de una vez Nora contó que su madre, a diferencia de la mayoría de las mujeres de la época, trabajaba (junto a su padre eran guionistas de Hollywood) y destacaba su figura como un verdadero modelo, indicando que en una familia de cuatro hijas mujeres siempre se las había impulsado a elegir una profesión y a inclinarse por la escritura.

Su trabajo como periodista en Newsweek, también se transformó en uno de los episodios icónicos que describen su actitud y su personalidad. De acuerdo a sus declaraciones, renunció a su trabajo como “researcher” (algo así como una investigadora, que debía obtener toda la información para que un periodista varón redactara el artículo) cuando le dijeron lisa y llanamente que “no contrataban mujeres periodistas”.

Me parece que lo interesante de su perspectiva del feminismo, es su concepción sobre la mujer. “No es que las mujeres tengan que hacer algo, sino que puedan hacer lo que quieran”. Como mujer y como escritora destaca la extrema complejidad de todo ser humano, incluyendo al género femenino. El feminismo suele ser radical y exagerado, y muchas veces tan extremista que se aleja de lo que la mujer quiere. No se trata de no ser femenina, no se trata de derribar hábitos y costumbres que para muchas aun tienen valor, como el matrimonio o la fe. Se trata, justamente, de que las decisiones que marcan nuestras vidas sean propias, no impuestas, y puedan hacerse en una base de igualdad respecto a los hombres. Sus afirmaciones restablecen nada menos que el sentido común respecto de los dos extremos: el machismo y el feminismo.

En la serie Good Girls Revolt, se narra la experiencia de Nora Ephron en Newsweek.

  •        Su  inspiradora ambición

Nora no la tuvo fácil en cuanto a hacerse un lugar en el mundo del trabajo. Y aún así pudo desarrollarse profesionalmente con rapidez y en diversas áreas. Fue periodista, guionista, directora de cine y escritora. Su asombrosa versatilidad no fue gratuita. Ella misma ha declarado en diversas entrevistas que los cambios son difíciles aunque interesantes, y que nunca se dan sin un poco de miedo. Incluso ha llegado a afirmar: “Si tenés suerte, podés cambiar de profesión cada diez años”.

La ambición muchas veces es la motivación que necesitamos para avanzar los escalones que nos da miedo subir. Creo que en este sentido, la vida de Nora es una gran inspiración para quienes estamos en proceso de construir una profesión y de derribar las barreras emocionales que nos dificultan el desarrollo profesional. Nora era consciente de eso y así lo definía: “Uno de mis mayores terrores quedó plasmado en When Harry met Sally, que era que me mudaría a Nueva York y no me convertiría en nada, y que me iba a morir en mi departamento y nadie se daría cuenta hasta que el olor llegara al pasillo. Que toda esta ambición sería para nada. Tengo un recuerdo muy vívido de estar parada en el Central Park cuando estaba en la universidad, y mirar todos esos edificios que rodean el parque y pensar: “¿Voy alguna vez a conocer a alguien en esta ciudad?”. […] Cuando sos joven te sentís abrumado por las profundas ganas de venir y lo aterrador que resulta pensar que nada va a ocurrirte”.

  •        Su estilo como escritora

La obra de Nora está íntimamente relacionada con su vida privada. Su regla número uno era en realidad un consejo que su madre siempre le daba: “Todo es copia”. Este mensaje, que nos arrastra a una larga serie de debates de la crítica literaria desde el siglo XIX hasta el día de hoy, supone que todo lo que escribimos proviene de algo que vimos, escuchamos o leímos, y que no existe el hecho original en sí, la idea primigenia. Nuestras experiencias (directas o indirectas) están siempre vinculadas al acto de escritura. Y al revés: todas nuestras vivencias son posibles materiales de los que nos podremos servir como escritores. Este mandamiento materno define de muchas maneras la experiencia de Nora como escritora. Por un lado, quizás también por su estilo periodístico, sus ensayos y columnas son transparentes y directos. Exponen sin vueltas una reflexión respecto al tema propuesto. Pero conservan además el tono de anécdota, se sustentan casi siempre en una experiencia personal  (real o exagerada, no lo sabemos y tampoco importa) y con un tono humorístico que es también un sello personal y el nicho que en su momento supo cubrir excelentemente. Su habilidad como escritora no fue innata. Como ella misma afirmaba, descubrirse en la escritura y en el humor fue algo que llevó tiempo y una experiencia que le cambió la vida.

  •        Sus consejos de vida

Tal vez por lo transparentes que son sus ensayos, una vez leídos algunos de sus libros y escuchadas una que otra entrevista, es imposible no sentirse una amiga íntima de Nora, porque conocemos muchas de sus ideas, valores y extravagancias.

Por eso vale también señalar que entre sus reflexiones se incluyen varias ideas que tienen que ver con experiencias de vida, como la juventud, la vejez y la muerte, que son temas frecuentes en sus últimos libros (Nora falleció en 2012 de leucemia, enfermedad contra la que luchó varios años y de la que solo estaba al tanto su círculo más íntimo).

También escribió sobre la maternidad, y el eterno conflicto maternidad-familia, el matrimonio —ella misma se declaraba experta en relaciones de pareja—, y por supuesto sobre la mujer y la profesión.

Sus familiares más cercanos la describen como una persona que siempre sabía lo que había que hacer, y por lo tanto una líder nata en diversos aspectos pero con la suficiente humildad para reírse de sí misma, de las paradojas de la vida, de las situaciones ridículas en las que más de una vez se encontraba.

Creo que cuando alguien expresa puntos de vista respecto a diversos aspectos de la vida, muchos de los cuales nos tocan tan de cerca, nos obliga a pensarlos a discutirlos y en definitiva a tomar posición respecto a ellos. Sus ensayos son una invitación a reflexionar acerca de muchas decisiones que tomamos en la vida cotidiana y a darle sentido a nuestras acciones diarias.

nora-ephron

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s