DIARIO DE UNA AMISTAD

Por: Florencia Puddington

Just kids, (en español publicada como Éramos unos niños), es un libro que retrata las memorias de la artista multifacética Patti Smith. Es también un relato de aventuras, una novela de aprendizaje, y el diario de una amistad.

9788426414052Sus memorias no solo describen el siempre difícil período de transición de la adolescencia a la adultez, también se narra su transformación como artista y junto a esto, el descubrimiento de su arte que de a poco fue configurándose y tomando la forma de algo concreto y real, de la mano de su fiel compañero Robert Mapplethorpe, quién comparte sus inquietudes, sensibilidad y curiosidad, y que fue sin duda, un actor fundamental en la vida de la artista y en su crecimiento profesional.

Seguramente todas las figuras del arte o de la cultura tengan una historia interesante para contar: son el centro de las miradas, se rodean de gente igualmente interesante, en definitiva, son los grandes protagonistas del período artístico que les toca transitar. La historia de Patti Smith es atractiva en sí misma porque el escenario de su vida en estos primeros años era especialmente revolucionario y conmocionante. Al cierre de la década de los 60’s, Nueva York era un imán para músicos, artistas, fotógrafos, actores, escritores y todo tipo de performers, y muchos de ellos aparecen en el relato como estrellas distantes o con una presencia más concreta en la vida de Patti. La historia de esta artista adolescente nos sumerge en ese mundo sorprendente en el que se mezclan el arte y las drogas, y transmite además la cosmogonía de una época que se interesó particularmente en derribar barreras y en demostrar que todo era posible.

Patti nos permite espiar el ensayo general de una década de transformaciones. Conocer los entretelones y un poco de la intimidad de artistas que vio o conoció como Janis Joplin o Jimi Hendrix, todo visto desde la perspectiva de una jovencita con grandes aspiraciones que se admiraba y sorprendía del mismo modo que nosotros lo hacemos cuando le seguimos los pasos.

La intensidad de los episodios narrados hace que no sea necesaria una prosa elaborada ni recursos floridos para retratarlos. La Patti escritora no sorprende tanto. No hay grandes novedades estilísticas como podría esperarse de una artista que coqueteó con el beatnik. Más bien es una prosa despojada, sin juegos del lenguaje, metáforas o imágenes exageradas, pero que logra conmovernos con su honestidad. Su relato no esquiva los momentos más bajos de su historia: un embarazo adolescente, el hambre, el frío, la falta de dinero de sus primeros días en Nueva York, las enfermedades venéreas. Y entre medio de todo eso, vemos cómo sus aspiraciones, al principio poco claras, se van perfilando, convirtiéndose en arte. Son las ansias de convertir su futuro (que en Nueva Jersey hubiera sido el de una operaria mal paga de los suburbios), y más tarde de consagrarse como artista, lo que la impulsan para superarse.

Pero sin duda lo más conmovedor de la historia es ese vínculo tan especial que establecieron ella y Robert en un momento tan fundamental de la vida de ambos. Las memorias reconstruyen paso a paso la relación que primero fue amorosa, pero luego se transformó en una profunda amistad, casi fraternal y verdaderamente incondicional. Como señala la propia escritora, el libro pretende conmemorar esa amistad y revelar cómo en más de una ocasión fue ese lazo que los mantenía unidos lo que permitió superar estos obstáculos y mantenerse a flote. Y sobre todo, la colaboración mutua en su desarrollo artístico lo que contribuyó a que ambos se consagraran en ese rubro. Un verdadero homenaje a la amistad.

patti-smith-libro-eramos-unos-ninos-ind-arg-nuevo-cerrado-D_NQ_NP_194701-MLA20383957167_082015-F


           “Habíamos pasado por muchas cosas juntos desde que me rescató del escritor de ciencia ficción y compartimos un egg cream cerca de Tompkins Square. Robert estaba claramente orgulloso de mi éxito. Lo que quería para sí, lo quería para los dos. Exhaló un hilo de humo perfecto y habló en un tono de reproche mezclado con perplejidad, una admiración sin envidia, nuestro lenguaje de hermanos”

Éramos unos niños, Patti Smith.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s